Info

Hola.

Hay una muy buena banda que acabo de descubrir recién ahora, aunque lleva tocando desde mediados de los noventa. Se llama Switchfoot, y muchos la catalogan como una “banda cristiana”, aunque ellos dicen ser “cristianos por su fe, no por su género musical”. Recientemente, me encontré con un texto escrito por el cantante, Jon Foreman, en el que responde a la pregunta crítica de si son realmente una banda cristiana o no. Me pareció una perspectiva interesante, así que ahí va la traducción:

Jon Foreman, de Switchfoot, responde a la pregunta de si son o no una banda cristiana

Para ser honesto, esta pregunta me duele porque siento que representa un problema mucho más grande que unas simples canciones de Switchfoot. A modo socrático, déjame hacerte algunas preguntas: ¿mencionan Lewis o Tolkien a Cristo en alguna de sus obras? ¿son cristianas las sonatas de Bach? ¿qué parece ser más cristiano, alimentar a los pobres, hacer muebles, limpiar baños, o pintar un amanecer? Existe un cisma entre lo sagrado y lo secular en nuestras mentes modernas.

La idea de que un pastor es más “cristiano” que un entrenador de voley femenino es incorrecta y herética. La postura de que un líder de adoración es más espiritual que un conserje es condescendiente y equivocada. Estos distintos llamados y propósitos demuestran aún más la soberanía de Dios.

Muchas canciones son dignas de ser escritas. Switchfoot escribirá algunas de ellas, Keith Green, Bach, y quizás tú mismo han escrito otras. Algunas de estas canciones son sobre la salvación, otras sobre un amanecer, y otras sobre nada en particular: escritas por el simple hecho de disfrutar de la música.

Ninguna de estas canciones ha nacido de nuevo, y en ese sentido no existe tal cosa como la música cristiana. No, Dios no vino y murió por mis canciones, él vino y murió por mí. Sí, mis canciones son parte de mi vida. Pero a juzgar por las escrituras puedo concluir que nuestro Dios está mucho más interesado en cómo trato a los pobres y a los dolidos y a los hambrientos que en los pronombres personales que uso cuando canto. Soy un creyente. Muchas de mis canciones hablan de esta fe. Pero una obligación de decir esto o hacer aquello no se parece a la gloriosa libertad que Cristo me regaló al morir.

Sin embargo, sí tengo una obligación, una deuda que no puede ser pagada con mis decisiones líricas. Mi vida será juzgada por mi obediencia, no por mi habilidad para ubicar mis letras dentro de unos u otros límites.

Todos tenemos distintos llamados; Switchfoot intenta ser obediente a lo que fuimos llamados a ser. No intentamos ser Audio A, U2, POD, o Bach: intentamos ser Switchfoot. Verás, una canción que contiene la palabra “Jesucristo” no es ni más ni menos “cristiana” que una pieza instrumental. (De hecho, he escuchado a mucha gente decir Jesucristo y ni siquiera estaban hablando de su salvador.) Jesús no murió por ninguna de mis canciones. Así que no hay una jerarquía de vida o canciones o trabajo; solo de obediencia. Todos hemos sido llamados a tomar nuestra cruz y seguirlo. Podemos estar seguros de que nuestros caminos serán distintos para cada uno de nosotros. Así como tienes un solo cuerpo y cada parte de él tiene una función distinta, del mismo modo en Cristo, todos nosotros, que somos muchos, formamos un único cuerpo y cada uno le pertenece a todos los demás. Por favor, no seas rápido para juzgar a los “hermanos” que tienen un llamado distinto.

 

Saliendo de una reunión de trabajo, mientras me subía al auto, vi a una ex profesora de la primaria. No recuerdo su nombre. Lo único que recuerdo de ella es que me caía bien, y que una vez, hace unos diez años, iba caminando por esa misma calle cuando la crucé y me saludó. También recuerdo que en séptimo grado nos hizo redactar una autoevaluación, y que al entregar la mía no la puso sobre el escritorio como a las demás, sino que la leyó completa y me hizo corregir una expresión desafortunada sobre mis compañeros. No la saludé; probablemente no me hubiera recordado. Pero me alegró verla.

Durante las cuatro horas que estuve varado, intenté mover el auto empujando con ayuda de gente que pasaba, tirando con un caballo, empujando con más gente, colocando tablas de madera debajo de las ruedas, empujando con todavía más gente, llamando a la grúa y buscando un tractor. La grúa no se quiso meter donde estaba el auto y el tractor no estaba.

—¿No viste el cartel que decía “Peligro, camino intransitable”? —me dijo mi viejo.

Ya totalmente a oscuras, el auto lo sacamos con la ayuda de cinco muchachos que llegaron con linternas y botas, y nos dijeron que ese día ya habían desencajado un camión y un auto. No sé cómo hicimos, pero lo movimos. En un momento incluso desplazamos el auto de manera lateral. Fue todo medio fascinante.

Luego me dijo uno de ellos que la pavimentación de ese camino ya había sido pagada varias veces pero que nunca se hizo, y que hubiese sido demasiado peligroso pasar la noche ahí.

Irme manejando con el barro hasta el cuello fue una de las sensaciones alivio más grandes que viví.

Truth is like poetry. And most people fucking hate poetry.

De la película The Big Short.

There was a man of double deed,
Who sowed his garden full of seed;
When the seed began to grow,
‘Twas like a garden full of snow;
When the snow began to melt,
‘Twas like a ship without a belt;
When the ship began to sail,
‘Twas like a bird without a tail;
When the bird began to fly,
‘Twas like an eagle in the sky;
When the sky began to roar,
‘Twas like a lion at my door;
When my door began to crack,
‘Twas like a stick across my back;
When my back began to smart,
‘Twas like a penknife in my heart;
And when my heart began to bleed,
‘Twas death, and death, and death indeed.

(más…)

A modo de prueba, programé un bot de Twitter que cada una hora publica un poema generado de manera aleatoria.

Para funcionar, el bot se nutre de versos tomados de alrededor de 600 haikus de autores reconocidos. Estos haikus están disponibles para ser consultados, y además, es posible sugerir más.

En general, el resultado es un micropoema sin sentido. Quizás, algo parecido a la poesía abstracta. A veces ni siquiera hay coherencia gramatical, pero otras veces surgen combinaciones interesantes.

Los siguientes son algunos ejemplos de lo que hace un_haiku:

Hoy por primera vez subí una aplicación a PyPI, el repositorio oficial de aplicaciones Python. Se sintió más o menos como cuando publiqué mi primer artículo en Wikipedia. Es decir, está bueno pero todos sabemos que no es algo tan importante.

La aplicación se llama django-easy-audit. Es una app de Django muy sencilla, que sirve para llevar un registro de todo lo que hacen los usuarios del proyecto. Algo así como una aplicación para hacer auditoría.

Qué hace

django-easy-audit utiliza las señales de Django para escuchar todos los eventos que suceden en tu proyecto, tales como cuando un usuario crea, actualiza o elimina un registro. Esto aplica a todos los modelos de todas las aplicaciones en tu proyecto.

Cuando alguno de estos eventos tiene lugar, django-easy-audit lo registra en el modelo CRUDEvent. Podés consultar esta información en el administrador de Django.

Además de registrar los eventos CRUD, django-easy-audit también registra cada login, logout o login fallido de los usuarios. Esta información se guarda en el modelo LoginEvent.

Por qué usarlo

Existen muchas aplicaciones para hacer auditoría de proyectos Django, pero la mayoría requiere que modifiques partes muy importantes de tu código. Por ejemplo, requieren que agregues campos a tus modelos, o que los hagas heredar de una clase determinada. Otras aplicaciones crean un espejo de cada uno de tus modelos, lo cual significa migraciones duplicadas. Etc.

No es que no funcionen o que no sean muy buenas aplicaciones. Pero en caso de que necesites algo más fácil y que no quieras que tu proyecto dependa tanto de una aplicación de terceros, django-easy-audit podría ser tu mejor opción.

Lo bueno de esta aplicación es que es fácil y rápida de instalar, y comienza a registrar eventos inmediatamente, sin que tengas que inyectar código en ningún lugar de tu proyecto.

Instalación

Para una mejor explicación, visita el repositorio en GitHub.

  1. Instala django-easy-audit ejecutando: pip install django-easy-audit
  2. Agrega “easyaudit” a las aplicaciones de tu proyecto (INSTALLED_APPS en settings.py).
  3. Agrega “easyaudit.middleware.easyaudit.EasyAuditMiddleware” al middleware de tu proyecto (MIDDLEWARE_CLASSES en settings.py).
  4. Ejecuta python manage.py migrate easyaudit para crear los modelos de la aplicación.
  5. ¡Listo! Ahora cada evento CRUD que suceda en todo tu proyecto será registrado en los modelos de auditoría, que podés consultar utilizando el administrador de Django.

Notas

A esta aplicación le faltan muchas cosas, que iré haciendo a medida que tenga tiempo. Por cualquier duda al respecto, o para reportar algún bug o sugerencia, podés contactarme vía Twitter a @soynatan o por email a natancalzolari@gmail.com.

Links

tumblr_nv1bxzzh951qggwnvo1_1280

Odio la marihuana. La odio incluso más que a las drogas duras. He enseñado en escuelas secundarias durante 25 años y odio lo que la marihuana le hace a mis alumnos. Va más allá de que no hagan la tarea. Mis alumnos se vuelven menos curiosos cuando comienzan a fumar marihuana. Lo he visto una y otra vez. La gente dice que la marihuana te hace más creativo, pero por lo que he visto, le cierra la mente a mis alumnos, al punto en que sólo hacen referencia al mundo en relación a la droga. Dicen cosas como: “Fui a la playa y me súper fumé”, o “Fui a un recital y me fumé todo”. Empiezan a elegir a sus amigos basados en la droga. Odio cuando la gente dice que es sólo para experimentar. Porque por lo que he visto, es entonces cuando mis alumnos dejan de experimentar.

Humans of New York