Info

Hola.

Posts from the Cuentos Category

Lo que sigue es un pequeño cuento en inglés que escribí a principios de 2011. 


Frank looked at his coffee once again, still doubting whether to drink it or not. Finally, he decided it was too cold for his taste, and with an evident bad mood, put the cup on the little table of the room. He didn’t like hospitals, mainly because of the smell of cleanness and antibiotics, which, ironically, made him feel sick.

(más…)

Me encontré con que ya existe una traducción de este cuento, pero viendo que hay algunas diferencias entre mi versión y la ‘oficial’, decidí publicarla igualmente. Enjoy.

El huevo
por Andy Weir

Ibas camino a tu casa cuando falleciste.

Fue en un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero igualmente fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los médicos de emergencias hicieron todo lo que pudieron por salvarte, pero fue en vano. Tu cuerpo estaba tan dañado que era mejor que mueras, creeme.

(más…)

Una familia compuesta por un hombre, su hijo y su mujer, debían realizar un largo recorrido que pasaba por varios pueblos. Su único medio de transporte era un camello.

Luego de ingresar al primer pueblo, y a medida que avanzaban, notaron que la gente los miraba de manera extraña. Pronto escucharon cómo muchos murmuraban: “mirá, tres personas sobre un camello. ¡Pobre animal!”.

Los comentarios los hicieron sentir malas personas. Así que al pasar por el siguiente pueblo decidieron dejar que sólo el niño viaje sobre el camello, mientras los padres caminaban a la par. Pero nuevamente los lugareños comenzaron a murmurar cosas al verlos. Esta vez decían: “a ese niño lo están malcriando, cuando crezca será caprichoso y egocéntrico”.

Al darse cuenta de que, probablemente, esta gente tenía razón, decidieron que sea sólo el hombre quien vaya caminando.  Sin embargo, al pasar por el siguiente pueblo, siguieron escuchando el mismo tipo de comentarios: “mirá a esa mujer con su hijo, no son capaces de dejar descansar al hombre de la casa. Lo hacen ir caminando mientras ellos van cómodos sobre un camello”.

Decidieron entonces, al ingresar al siguiente pueblo, que sólo el hombre viaje sobre el camello. Pero al verlos la gente siguió haciendo comentarios de desaprobación: “¡Ese hombre es un machista! Viaja muy cómodo sobre un camello mientras que la mujer y el niño deben caminar”.

Prácticamente sin otra alternativa, decidieron bajarse del camello e ir los tres caminando. Esta vez estaban seguros de que nadie tendría nada que decir. Pero al pasar la entrada del siguiente pueblo, lo primero que escucharon fue un hombre riéndose de ellos: “¡Miren a estos tres idiotas! ¡Tienen un camello y van los tres caminando!”.

Esta historia me la contaron hace muchos años, y nunca la ví por ningún lado. La moraleja, según la entiendo yo, es que nunca vas a dejar conforme a la gente. So, just be happy, man.