Info

Hola.

Me encontré con que ya existe una traducción de este cuento, pero viendo que hay algunas diferencias entre mi versión y la ‘oficial’, decidí publicarla igualmente. Enjoy.

El huevo
por Andy Weir

Ibas camino a tu casa cuando falleciste.

Fue en un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero igualmente fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los médicos de emergencias hicieron todo lo que pudieron por salvarte, pero fue en vano. Tu cuerpo estaba tan dañado que era mejor que mueras, creeme.

Y fue entonces cuando nos encontramos.

—¿Qué… qué pasó? —preguntaste—. ¿Dónde estoy?

—Moriste —dije con naturalidad. No tenía sentido andarse con rodeos.

—Había un… un camión, y estaba derrapando…

—Sip —dije.

—¿Estoy… muerto?

—Sip. Pero no te sientas mal al respecto; todo el mundo muere —te respondí.

Miraste a tu alrededor. No había nada. Solo tu y yo. —¿Qué es este lugar? ¿Estoy en el más allá?

—Algo así.

—¿Eres Dios? —preguntaste.

—Sip —respondí—, soy Dios.

—Mis hijos… mi esposa.

—¿Qué pasa con ellos?

—¿Estarán bien?

—Eso me gusta —dije—. Acabas de morir y tu primera preocupación es por tu familia. Ahí hay algo bueno.

Me miraste con fascinación. Para ti, yo no me veía como Dios. Parecía tan sólo un tipo común. O posiblemente una mujer. Una vaga figura de autoridad, quizás. Más parecido a un profesor de gramática que al todo poderoso.

—No te preocupes —te dije—. Ellos estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todos los sentidos. No tuvieron tiempo de desarrollar desprecio hacia ti. Tu esposa llorará por fuera, pero sentirá alivio por dentro. Para ser honestos, tu matrimonio se estaba derrumbando. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable por sentirse aliviada.

—Oh —dijiste—. ¿Entonces qué sucederá ahora? ¿Iré al cielo, infierno, o algo así?

—A ninguno de ellos —te respondí—. Serás reencarnado.

—Ah, entonces los hindúes tenían razón.

—Todas las religiones tienen razón a su modo —te expliqué—. Camina conmigo.

Me seguiste mientras caminábamos en la nada.

—¿Adónde vamos?

—A ningún lugar en particular. Es solo que es agradable caminar mientras hablamos.

—¿Y cuál es el punto, entonces? —me preguntaste—. Cuando renazca, seré solo una hoja en blanco, ¿verdad?, un bebe. Todas mis experiencias y todo lo que haya hecho en esta vida ya no importará.

—¡No exactamente! —te dije—. Tienes dentro tuyo todo el conocimiento y las experiencias de tus vidas anteriores. Sólo que no las recuerdas en este momento.

Dejé de caminar y te tomé por los hombros.

—Tu alma es mucho más magnifica, bella, y gigantesca de lo que puedas imaginar. La mente humana sólo puede contener una pequeña fracción de lo que realmente eres. Es como poner un dedo sobre un vaso con agua para sentir su temperatura. Apoyas una pequeña parte de ti contra el recipiente, y cuando la quitas, has adquirido todo el conocimiento que había dentro. Has estado dentro de un cuerpo humano durante los últimos 48 años, por lo que aún no llegas a sentir el resto de tu inmensa conciencia. Si nos quedásemos aquí por el tiempo suficiente, comenzarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacer eso entre vida y vida.

—¿Entonces, cuántas veces he reencarnado?

—Oh, muchas. Montones y montones de veces. Y en muchísimas vidas diferentes —te dije—. Esta vez, serás una campesina china en el año 540 a. C.

—Espera, ¿qué? —tartamudeaste—. ¿Me enviaras al pasado?

—Bueno, técnicamente, sí. El tiempo, como lo conoces, solo existe en tu universo. Las cosas son distintas en el lugar de donde yo vengo.

—¿El lugar de donde vienes? —preguntaste.

—Claro —te expliqué—. Yo vengo de un lugar… Un lugar distinto. Y hay otros como yo. Sé que querrías saber cómo son las cosas allí, pero honestamente no lo entenderías.

—Oh —dijiste, un poco desilusionado—. Espera. Si reencarno en otros puntos del tiempo, puede que haya interactuado conmigo mismo en algún momento.

—Por supuesto. Sucede todo el tiempo. Y como cada vida sólo es conciente de sí misma ni siquiera te das cuenta de lo que está sucediendo.

—¿Entonces cuál es el punto en todo esto?

—¿En serio? —te pregunté—. ¿Realmente me estás preguntando por el sentido de la vida? ¿No es un poco estereotípico?

—Bueno, es una pregunta razonable —insististe.

Te miré a los ojos.

—El sentido de la vida, la razón por la que creé todo este universo, es para que madures.

—¿Te refieres a la humanidad? ¿Quieres que maduremos?

—No, solo tú. Hice este universo para ti. Con cada vida creces, maduras y te conviertes en un intelecto superior.

—¿Sólo yo? ¿Qué hay de los demás?

—No hay nadie más —te dije—. En este universo, solo existimos tu y yo.

Me miraste sin comprender.

—Pero toda la gente en la Tierra…

—Todos son tú. Diferentes encarnaciones de ti mismo.

—Es decir que, ¿yo soy todos?

—Ahora lo estás entendiendo —te dije, dándote una palmada de felicitación en la espalda.

—¿Yo soy cada ser humano que ha vivido?

—Y que vaya a vivir, sí.

—¿Soy Abraham Lincoln?

—Y eres John Wilkes Booth, también —agregué.

—¿Soy Hitler? —preguntaste horrorizado.

—Y los millones que asesinó.

—¿Soy Jesús?

—Y las multitudes que lo siguieron.

Te quedaste en silencio.

—Cada vez que le hiciste daño a alguien, te lo estabas haciendo a ti mismo. Cada acto de bondad que has realizado, te lo has hecho a ti mismo. Cada momento de felicidad o tristeza experimentado por un ser humano fue, o será, experimentado por ti.

Pensaste por un largo rato.

—¿Por qué? —me preguntaste—, ¿por qué hacer todo esto?

—Porque algún día, tu serás como yo. Porque eso es lo que eres. Eres uno de los míos. Eres mi hijo.

—¡Vaya! —exclamaste incrédulo—. ¿Quieres decir que soy un dios?

—No. Aún no. Eres un feto. Aún estas creciendo. Una vez que hayas vivido cada vida humana a lo largo de los tiempos, entonces vas a haber crecido lo suficiente como para nacer.

—Entonces todo el universo es solo…

—Un huevo —te dije—. Ahora llegó el momento de que pases a tu próxima vida.

Y te envié de regreso.

Original: The Egg | Traducción oficial: El huevo

Comments

2 Comments

Post a comment
  1. Enero 14, 2012

    Me encantó!

    Ah y BTW, me pareció que tu traducción es mejor 🙂

  2. Caro #
    Enero 23, 2012

    Wooow! esa si que es una historia. Buenisima! jamas la habia escuchado 🙂

Leave a Reply

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS